Search

Unos consejos

¿A quién no le ha pasado  alguna vez que  la pasta le ha quedado pegada? A mí unas cuantas..

Aquí te doy unos consejos básicos para que te quede perfecta:

- Antes de que la pasta toque el agua ten siempre preparada ya la salsa. Ésta es quien debe esperar a la pasta y no al revés. 

- Utiliza  gran cantidad de agua (unos 5 litros por cada 450 gramos de pasta). Si no, las piezas se pegarán unas a otras a medida que se hinchan y obtendrán una textura gomosa. Así, la olla a utilizar deberá ser grande. 

- Asegúrate de que, antes de echar la pasta, el agua hierva a borbotones. Será el momento de añadir la sal (unas dos cucharadas por cada 450 gramos de pasta). 

- Pon toda la pasta en el agua al mismo tiempo para que se cocine por igual. Cubre la olla con una tapa (esto ayudará a que el agua vuelva a hervir). Una vez hierva de nuevo, rebaja ligeramente el fuego y empieza a contar el tiempo de cocción. Para ello guíate siempre por lo que dice en el paquete, o en el caso de pasta fresca, por el tiempo que se indique en la receta.  

- Remueve la pasta con frecuencia para evitar que las piezas de pasta se peguen. 

- Pasado el tiempo, escurre la pasta agitando vigorosamente para evitar que quede agua atrapada dentro de las formas de pasta. No escurras con agua fría, solo sirve para que la pasta pierda sabor.

- Añade el aceite  (un chorro) tras escurrir la pasta. Es muy habitual echar un chorro de aceite al agua en que se cuece la pasta, una costumbre que no aporta nada a los platos.

Espero que estos consejos te sirvan!


No hay comentarios:

Publicar un comentario