Search

7 consejos para cocinar la pasta

Como ya sabemos la pasta, ya sea pasta fresca o seca, se cuece hirviéndola en agua. Para conseguir que la pasta esté en su punto ideal de cocción y de este modo aprovechar todos sus beneficios, tanto nutritivos como gustativos, debemos tener en cuenta algunos pasos a la hora de cocinarla.


1. La pasta debe quedar al dente: blanda por fuera y un poco dura en el centro. Lo mejor para conseguir este punto es seguir las instrucciones del fabricante e ir probando la cocción, así nos aseguramos de que no se pasa. El tiempo de cocción que indican los fabricantes debe medirse desde el momento en el que el agua hierve una vez incorporada la pasta.


 2. El agua debe hervirse sólo en agua con sal. No debemos añadir ningún chorro de aceite o mantequilla al agua de cocción. Haciendo esto lo único que conseguiríamos es que la pasta no absorba la salsa que le añadáis después.

3. Se debe hervir en abundante agua. Para saber la cantidad exacta de agua, debemos multiplicar por 10 el peso de la pasta a cocer (por ejemplo, para 100 gramos de pasta necesitamos 1 litro de agua). De esta manera la pasta queda bien hidratada y no se pega.

4. La sal se debe echar cuando el agua rompa a hervir. Por cada 100 gramos de pasta debemos echar unos 10 gramos de sal al agua de cocción.

 
5. Echar la pasta cuando la sal se haya disuelto. La incorporamos de una vez y removemos acto seguido para que no se pegue. Podemos ir removiendo de vez en cuando si queremos asegurarnos que no se pegue, aunque si hay agua suficiente no será necesario.

6. No debemos tapar la olla una vez echada la pasta. Cocinamos a fuego alto la pasta hasta que vuelve a hervir el agua, momento en el que bajamos un poquito el fuego, para evitar que se salga el agua.


7. No debemos pasar la pasta por agua fría una vez escurrida. Haciendo esto lo único que lograremos es eliminar el almidón y la sal que hemos añadido a la cocción, por tanto el sabor de la pasta. Si la pasta es para consumirla en frío es buena opción pasarla por agua fría, porque al eliminar el almidón no se pegará entre sí.


Seguro que siguiendo estos pasos lográis un exquisito plato de pasta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario