Search

La granita italiana: más que un granizado


La granita siciliana es uno de los secretos mejores guardados de Italia. Es una bebida muy refrescante, ideal para tomar en Verano.

Su origen reside en Sicilia pero la encontraremos por toda Italia.
En España, tenemos el granizado mientras que en Italia la granita siciliana, cuya textura es más fina que la de un granizado: tiene una consistencia similar a un sorbete.

Según la zona de Italia, podemos encontrar granitas con una textura más gruesa o más fina según la técnica de congelación empleada. Las variedades más finas se elaboran en una heladera, mientras que las más gruesas se congelan sólo con agitaciones ocasionales y luego se raspan para obtener cristales sueltos. De hecho, en ocasiones, la textura es tan cremosa que se parece más a un helado.

Se elabora con azúcar, agua y aderezos, según el sabor que queramos. Entre los sabores tradicionales y habituales están el limón, la mandarina, el jazmín, el café, la almendra, la menta, la piña y, en temporada, la fresa y la mora.


En la ciudad de Cantania destacan las granitas de chocolate junto con las de almendra, mientras que en la ciudad de Mesina es muy común la granita de café.

Los ingredientes empleados determinarán los matices de sabor. Por ejemplo en la granita de limón, si se elabora con limones sicilianos tendremos un resultado menos ácido que si empleamos limón Meyer. Con las almendras ocurre lo mismo, unas son más amargas que otras, detalle que aportará el punto diferencial de sabor.

Aunque puede parecer extraño, en Italia es muy habitual tomar la granita como desayuno, junto con un brioche templado recién horneado, de hecho es común tomar un brioche con helado dentro, a modo bocadillo.

¿Has probado alguna vez una auténtica granita italiana?

No hay comentarios:

Publicar un comentario